Feminismo lésbico en Argentina

Entrevista a Ilse Fuskova. Su experiencia de vida como pionera en el feminismo lésbico en Argentina. Hoy, a sus 89 años, siente que, en los comienzos de su militancia, abrió una puerta. Y agregó que, si bien viajó y abrevó de cultura y vínculos diversos, Argentina, es su lugar.

 

 

Ilse Fuskova, el 11 de junio cumplió sus 89 años. El 9 de julio es el día de la Independencia en Argentina, ¿querría decir algo al respecto?

Por de pronto, empezar con la Argentina. Porque ya en el año ‘37, estuve con mi único hermano en Alemania, y se invitó a mi padre a que se quede a trabajar, había muchas cosas presentes en la nueva Alemania.

¿Naciste en la Argentina y te fuiste de chica a Alemania?

Sí. Mi padre nos llevó a conocer la parte alemana y también fuimos a ver a los chicos eslovacos que era la parte de mi madre.

Ya de niña tenías este amor por la Argentina, le dijiste a tu padre que querías volver al país.

Sí, y además viajé otra vez a Alemania, a Checoslovaquia, estuve en Estados Unidos, en Brasil, viaje en avión de América a Estados Unidos. Pero, para mí siempre quedó clarísimo, yo soy de Argentina. Yo no quiero salir. Sí puedo ir de viaje, pero este es mi lugar. Lo siento profundamente.

Y acá realizaste una tarea muy profunda porque fuiste una pionera en el movimiento lésbico. En conseguir derechos para las mujeres lesbianas. ¿Eso puede ser también uno de los motivos por el que tenés tanto arraigamiento con Argentina?

 Yo en Argentina, no podía hablarlo porque estábamos en la Dictadura Militar. Era imposible decir nada de eso. Y conocí a una de las lesbianas primeras y más activas. Y también se llama Ilse.

 ¿En dónde?

 En Alemania. Ella después me mandó una carta, que no tengo a mano, pero curiosamente, Ilse. Ese nombre era bastante frecuente en Alemania, actualmente no se usa, “Ilse”.

¿Sabés lo que significa el nombre?

Es toda una historia. Una larga historia. Eran unas mujeres que iban juntas a bañarse al río, y lo pasaban muy bien y muy contentas. Disfrutando el verano. Y cuando apareció un varón, ellas un brazo, lo convirtieron en un ala. Y salieron volando.

¡Qué lindo! ¿Y una de ellas se llamaba Ilse?

No te puedo decir. Habría que buscarlo por ahí en la historia alemana.

La energía del nombre Ilse tiene que ver con esa escena…

Sí, con la presencia de las mujeres, con su deseo de estar juntas.

¡Qué bueno! ¿Cómo consideras que están hoy las cosas, a tus 89 años, en términos de lo que es la diversidad sexual y de género?

No estoy muy cerca. Yo siento que hubo que abrir una puerta. A mi se me dio, se me empujo a abrir la puerta. Pero no más que eso. Algo me empujó a hacerlo. Lo hice con mucha alegría. Pero después ponerme a hacer historias y dar informaciones y lo que tiene que hacer la gente, no, nada más que se abriera la puerta para que exista. Otra cosa no.

Se entiende. Esto es lo que vos podés aportar. Y es muchísimo. Muchas gracias, Ilse.

 


Campaña Nacional: "Igualdad"

Coordinadora: Lic. Mariela Silvestein

+54 911 3265 5010

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Volver a Igualdad

Volver a Campañas 

Compromiso Inflamable


Entrevista a Malala Fontán, activista de la organización Sin Zoo, por los derechos de los animales. Fontán actualmente colabora en la campaña “Compromiso Inflamable”, asistiendo a los animales abandonados en la calle. La Villa Inflamable se encuentra en Dock Sud, Avellaneda, Bs.As., es una zona de alta vulnerabilidad social. Un lugar olvidado por el mundo.
Allí conviven decenas de animales que necesitan de modo urgente ser castrados, vacunados, desparasitados o ser tratados por diversas enfermedades.

 

Imagen: Compromiso Inflamable

 

Vimos la gran ayuda que están dando en Villa Inflamable, ¿cómo decidieron ayudar en ese lugar? ¿Por qué ahí?

Empezamos a ir a Villa Inflamable por las imágenes que nos mandó una amiga que trabaja en la ´Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia´ (ACIJ), y que da talleres dos veces por semana para promotoras de ACCESO A LA JUSTICIA. Ella nos mandó fotos del lugar y de los animales, fuimos y vimos las necesidades. Organizamos una primera campaña de castración con gente del animalismo que luego se bajó, y seguí adelante con dos voluntarios y un montón de gente, que nos apoya monetariamente y con donaciones.

¿Cada cuánto tiempo van y quiénes van?

Vamos una vez por semana, generalmente los sábados y somos tres.
Una de las chicas es estudiante de veterinaria y eso nos ayuda mucho a la hora de suministrar vacunas y tratamientos básicos.

Somos tres personas que vamos, pero atrás hay mucha gente que nos transita animales, que nos ayuda económicamente en las operaciones e internaciones de casos graves, que nos provee comida y que colabora en la difusión de la campaña de financiamiento colectivo “Compromiso Inflamable”, para la próxima campaña de castración que aspiramos sean dos días de cincuenta animales cada una.

 ¿Cuáles son sus tareas principales allí?

En estos meses hemos realizado las siguientes acciones:

-Censamos los hogares -que tienen animales a su cargo- para poder identificarlos, hacerles una ficha sanitaria y ayudar a sus dueños a sostener a sus mascotas sanas, alimentadas y evitar que sigan teniendo crías no deseadas.

-Rescatamos gatos y perros cuya vida en la calle peligraba, para ser transitados, recuperados y puestos en adopción responsable.

-Iniciamos una campaña de vacunación antirrábica, dimos tratamiento dérmico, castramos y desparasitamos a más de cincuenta animales.

¡Seguimos adelante! Nuestro objetivo incluye el control poblacional, desparasitaciones masivas, campañas de vacunación, y terminar con la demodexia.


 ¿Cómo se puede ayudar en este proyecto?

Dando tránsitos, es decir, dando un hogar para poder rescatar al animal de la calle, y ponerlo diez puntos para ser adoptado, eso es muy importante porque si no, no podemos sacar animales de la calle. Dando donaciones de comida para perros y gatos, insumos veterinarios, abrigos, frazadas, cuchas, almohadones, pipetas, pastillas, bravecto para la sarna. Difundiendo la tarea y colaborando económicamente con la campaña de financiamiento colectivo para poder pagar las castraciones. También recolectamos insumos para las personas que lo han perdido todo. Las casillas se incendian con mucha facilidad por cortos eléctricos, los niños necesitan ropa, juguetes, útiles escolares, etc.

Link campaña

Facebook


 Contacto:

Lic. Mariela Silvestein

Socióloga y Terapeuta

Co-coordinadora Área Prensa

+54 911 3265 5010

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Volver a Veganismo

Volver a Campañas

Agroecología, nuevo paradigma socio productivo

Entrevista a Javier Souza Casadinho, Ingeniero Agrónomo, en el programa radial ´Conciencia Planetaria´ de la regional Santa Fe (Rosario), ONG Conciencia Solidaria.

 

 

 

Entrevista al Ingeniero agrónomo Javier Souza Casadinho. Profesor de la Facultad de Agronomía de la UBA, Coordinador regional de la Red de Acción en plaguicidas y sus alternativas de América Latina (RAPAL). Es una red de organizaciones e individuos que se opone al uso masivo e indiscriminado de plaguicidas, planteando propuestas para reducir y eliminar su uso. Fomenta alternativas viables para el desarrollo de una agricultura socialmente justa, ecológicamente sustentable, y económicamente viable, que permita alcanzar la soberanía alimentaria de los pueblos, asimismo, objeta los cultivos transgénicos que atentan contra la salud y la diversidad biológica.

 

Hola Javier, gracias por atendernos. Vimos que estas con muchísima actividad, no solamente con tu alumnado, con seminarios de formación, hemos visto que se hará un seminario de formación sobre agroecología y soberanía alimentaria. Contanos sobre los efectos de los plaguicidas, desde hace más de 20 años que tenemos este modelo agroindustrial aquí en el país, ¿cuáles han sido las consecuencias?

 

Yo siempre comento en las charlas, y en las capacitaciones que hacemos, que con este modelo se suele asociar a la soja transgénica con el uso exacerbado de plaguicidas. Pero la problemática del uso de plaguicida en Argentina es muy anterior, de los años setenta, ligada a los cultivos más intensivos: algodón, tabaco, etc. En los años noventa, esto de exacerba, con el crecimiento notable de los cultivos de soja, pero veníamos de antes. El problema que tiene la utilización de plaguicidas, por un lado, es que va retroalimentándose y va demandando más del uso de plaguicidas, son los monocultivos que al no recrear las condiciones de vida de las plantas, requieren de la utilización cada vez más de fertilizantes, el uso exacerbado de plaguicidas determina la muerte de los insectos benéficos, y recrea resistencias en las plantas silvestres. En los insectos, entonces, este proceso va demandando cada vez más plaguicidas, lo cual lo vemos tanto en las producciones de soja, de maíz, de trigo, en los frutales, las hortalizas, los árboles exóticos como: los pinos, los eucaliptos. Esta utilización de plaguicidas con notable efecto socioambiental, lo vemos lamentablemente en todas las actividades.

 

Así es. Como vos decís esto no empezó ahora, pero sí, en un principio para instalar este modelo, se dijo que esto era para solucionar y que se iban a utilizar menos cantidad de plaguicida, pero como vemos no ha sido así.

 

Tal cual, justamente quería comentar que una de las cosas que nosotros trabajamos dentro de estos talleres de soberanía alimentaria, es tratar de ver que una de las dimensiones de la soberanía alimentaria tiene que ver con la calidad de los alimentos, hoy vulnerada por la utilización de los cultivos modificados genéticamente, y también por la alta carga de plaguicida que tienen las hortalizas, las frutas, los cereales. Uno de los argumentos, que nosotros discutimos mucho, en nuestros talleres, es el rápido permiso que tuvieron los cultivos transgénicos en Argentina. Se decía que iban a solucionar los problemas ocasionados por otras tecnologías, por ej.: los plaguicidas, que iban a ser cultivos que demandarían menor uso de agrotóxicos, porque en muchos casos, al poseer un gen insecticida, en caso del maíz y el algodón., demandarían un menor uso de productos químicos. En el caso de la soja transgénica, el manejo facilitado del glifosato y de la soja transgénica, iban a determinar menor uso de plaguicidas, y a lo largo de estos dos años que estamos cumpliendo desde que se largó al mercado el primer transgénico, está claro que esto no fue así, el principal indicador es que en el año 1996, se usaban aproximadamente unos 80 millones de litros de plaguicidas, y ahora estamos usando casi 400 millones de litros de plaguicidas, cuando la superficie agrícola solo aumenta un 20%. Por investigaciones que hacemos de campo, los cultivos hortícolas, soja, maíz, estamos viendo que es cada vez más grande la utilización de plaguicidas.

 

Esto genera también, Javier, la gran problemática de los envases, ¿verdad?

 

Es uno de los graves problemas que estamos teniendo, es histórico esto, lamentablemente, también en las investigaciones que hacemos vemos que los envases mueren en los predios, van a parar a basurales clandestinos, las rutas, los lagos, las lagunas. Se reciclan y mucho, eso estuve trabajando el jueves y viernes en Santiago del Estero, y estamos viendo una gran utilización de envases, en muchos casos para acarrear agua, combustible, a veces se reciclan estos envases incluso para sacar agua de los aljibes. Se hizo un gran trabajo con las comunidades y sobre todo con aquellas personas que desconocen las características tóxicas de los envases, por otro lado, muchas veces vemos que se queman los envases, pero tenemos una ley en Argentina, que ya está reglamentada, que obliga a llevar los envases a los centros de acopio temporario, pero que ningún caso estamos viendo que se esté cumpliendo.

 

¿Los envases los tienen que recibir los mismos que proveen?

 

Según las disposiciones vigentes la Ley de envases, que se reglamentó el año pasado, tienen que abrirse centros de acopio temporarios en las comunidades, en este caso tienen que ser empresas ligadas al Estado y a las mismas empresas proveedoras de agroquímicos, almacenar temporariamente esos envases para después darle una deposición final en la cual no se deberían reciclar para otra cosa que para producir envases de agroquímicos.

Igualmente, me pregunto ¿no sería más fácil que las empresas los utilicen nuevamente así quita la posibilidad que estos envases se utilicen para otros fines?

 

Lamentablemente, como te decía, los envases se están quemando, se están enterrando, se están arrojando incluso en basurales donde va la basura domiciliaria, sabemos que la ley no se está cumpliendo, hoy un productor cuando compra un veneno, plaguicida, debería firmar un papel en el cual está claramente señalizado que productos se está llevando, los envases y debería comprometerse a devolverlo. De los chequeos que estamos haciendo con productores, sabemos que la ley no se está cumpliendo.

 

Otro tema, son las consecuencias sobre la apicultura, nos hemos enterado hace poco tiempo, los millones de abejas que murieron allí en la provincia de Córdoba.

 

Exactamente, nosotros estábamos el otro día en Santiago del Estero, charlando con productores de allí y de Córdoba, que estaban en un seminario muy lindo sobre "Saberes diversos para las transformaciones territoriales", y se acercaron productores, técnicos y estuvimos discutiendo sobre manera la problemática de los plaguicidas y la apicultura es una de las actividades que más está sufriendo el embate de lo que llamamos agronegocios o modelos de alta utilización de plaguicida.

Te cuento una investigación que hicimos con un alumno, Juan Manuel Fontanal, un alumno de 9 de julio, de la provincia de Buenos Aires, analizando cómo han ido mermando la producción melífera en función del avance del uso de plaguicidas y esta situación es drástica. Los productores van viendo como 80 o 90 kilos por colmena, se están produciendo 20 kg, y esto tiene que ver con la merma en el alimento porque hay cada vez menos diversidad cultivada y natural, menos plantas silvestres. Y también una muerte de las abejas, fundamentalmente por el uso de plaguicidas que llamamos neonicotinoides, que son productos que hace tres semanas la Unión Europea los prohibió. Y nosotros seguimos usando plaguicidas que están prohibidos en otros países.

 

Además, la abeja cumple función importantísima sobre la polinización, y están desapareciendo.

 

Exactamente, los polinizadores son fundamentales, esto que damos en llamar ahora "servicios ecosistémicos". Los servicios que la diversidad biológica animal cumple dentro de los sistemas naturales, y también de los agroecosistemas para asegurar sustentabilidad y resiliencia, y la abeja es fundamental en la producción. Yo cuento una situación que se da en muchos cordones hortícolas, que es que los productores necesitan en muchos casos comprar insectos, fundamentalmente se da en el tomate, porque si no la polinización no se produce. Es decir, es tanto el uso de plaguicidas en los invernáculos, que los productores tienen que comprar abejorros, largarlos en sus invernáculos para que cumplan la tarea de hacer la polinización.

 

¡Realmente increíble esto, no lo había escuchado!

 

Es increíble, pero es real. La otra cuestión, es que muchos lugares, va apareciendo la actividad melífera, en el norte de Córdoba, en la zona de Cruz del Eje, y más al norte, como una actividad que llevan a cabo productores familiares, productores capitalizados, productores campesinos, y que van teniendo una miel típica de la zona, y que además cumple una función la polinización de las especies nativas y que si no se cumple este proceso, obviamente se afecta a todo el sistema productivo, la miel es parte de lo que estamos perdiendo. No somos capaces de valorar los servicios que cumple la abeja, pero al mismo tiempo los sistemas naturales se ven restringidos en su potencialidad porque no hay una polinización adecuada.

 

Ahora si hay venta de estos insectos, que la verdad no sabía, ¿hay una forma de criarlos? ¿Hay alguien que los está produciendo?

 

Hay lugares que se están produciendo insectos, justamente para después liberarlos. Lo mismo pasa también en el control biológico, hay laboratorios estatales y privados de “producción” de insectos que se crían para después liberarlos y que cumpla una función biológica. Por ej.: los parásitos de la mosca, que se pueden utilizar en los galpones de ponedoras y parrilleros.

Es decir, se crían insectos para que cumplan una polinización que de otra manera no se da.

 

 

Javier, quería pedirte que nos cuentes ¿qué es la soberanía alimentaria?

 

La soberanía alimentaria es el derecho que tenemos los seres humanos, independientemente del lugar donde vivamos, de nuestra cultura, de los sistemas naturales, etc.; es cultivar nuestros propios predios para obtener alimento, es el derecho de elegir los alimentos, de elegir los modos de cultivos, de elegir los modos de distribución y de procesamiento de esos alimentos. Es un derecho, es una facultad que los pueblos, las comunidades, las familias, los individuos tenemos de decidir qué comer, cómo comer, cómo producir, cómo distribuir los alimentos. Y ahí vemos dimensionales que tienen que ver con la calidad de los alimentos, dimensiones que tienen que ver con la producción, qué producimos y cómo producimos, dimensiones que tienen que ver con el acceso a los alimentos, y también dimensiones en la continuidad de la alimentación. Hay factores de índole cultural, tecnológico, social, ambiental, que van incidiendo de cómo podemos decidir qué comer, cuánto comer y cómo procesar los alimentos.

 

Como una de tus charlas, que se llamó: ¿qué comemos cuando comemos?

 

Claro, como las charlas, a mí me gustan mucho porque cada lugar que vamos es diferente, estuvimos en Bellavista, Corrientes; donde vino muchísima gente por el título, cuando empezamos la charla, pregunte por qué venían y a partir de eso hicimos la charla, mucha gente vino por el nombre y quería saber qué estamos comiendo, cómo estamos comiendo. En la provincia de Buenos Aires, fue distinto la charla, pero también todas las personas estaban tratando de entender qué estamos comiendo, cómo estamos comiendo, quién está decidiendo en que comemos, esto es parte de las discusiones, ¿quién decide si nosotros o el mercado?, ¿qué grado de libertad tenemos para decidir? nosotros estamos tomando en estos talleres como una decisión política, individual, social, yo siempre voy del individuo a la familia, y a las organizaciones. pensar ¿quién decide? esto es fundamental, quién decide si somos nosotros qué queremos comer, cómo queremos comer, también repensar como queremos cultivar, ahí aparece la agroecología. Si podemos cultivar, y  el aparece el tema de la tenencia de la tierra, o va apareciendo algo que es cada vez más evidente en la Argentina que es ya no la tierra, sino la problemática del agua, porque el agua en muchos lugares comienza a ser escasa y no solo por términos naturales, sino porque también está habiendo una apropiación de agua por las grandes empresas, estoy hablando de La Rioja, Catamarca, en Mendoza, donde hay una puja entre la minería, los grandes establecimientos agrícolas por el agua, y que cada vez escasea más para los productores familiares.

 

Terrible realmente, ¿este sistema actual puede cambiar y virar hacia la agroecología? ¿cómo se puede hacer?

 

Yo creo que sí, estoy convencido. No solamente yo, muchas organizaciones, productores, instituciones, que están hace bastante tiempo, casi ya 30 años, primero muy tímidamente y con los últimos años al ser más, más grupos, más instituciones, más productores que están tomando la agroecología, hoy lo estamos viendo como una realidad. Hubo productores que siempre fueron agroecológicos y lo siguen siendo, pero en los últimos años, hemos visto productores convencionales de hortalizas, de yerba mate, de nueces, de soja, de maíz, que están haciendo una transición y consolidando hacia las producciones agroecológicas. Estamos hablando de productores de 1 o 2 media hectárea, pero también productores de 20, 30, 50, 100 hectáreas. Yo he visitado productores de más de 100 hectáreas que están haciendo agroecología, convencidos de que es el sistema que les va a permitir, por un lado, producir alimentos sanos, para su familias, para el mercado; por otro lado, que les va a permitir tener una rentabilidad sustentable en el tiempo, que esto también es importante, pero no una rentabilidad altísima a un año y después que baje, sino una rentabilidad sustentable porque se van reduciendo los costos de producción, en muchos casos vemos que los productores están organizando la comercialización, lo vi muy claramente en Bellavista, en Corrientes, hace un poco más de un mes. Además, a nivel político, la misma FAO, que es la organización de las naciones unidas para la alimentación, hizo un simposio en abril, con una gran participación. Los organismos internacionales están tomando la agroecología, ojalá que no sea por moda, sino porque estén convencidos de que es el único camino que nos asegura la soberanía alimentaria, que nos asegure la adaptación plena al cambio climático, que nos asegure una rentabilidad a los productores que sea sustentable en el tiempo, y que nos permita a todos continuar habitando este planeta.

 

Javier, ¿dónde perdimos el rumbo que al asociar alimentos con venenos? ¿cómo nos pasó esto?

 

Yo creo que los seres humanos, yo tengo mi mirada, confiamos ciegamente en la tecnología, a mí me interesa leer como se pensaba el hambre hace 70 años, 80, 40, 50 años, me interesa leer libros de esos años, y veo que ahí perdimos el rumbo en confiar excesivamente en las tecnologías.

 

Ciegamente en la ciencia, como que la ciencia nos iba a dar la solución.

 

Claro, confiar ciegamente en la ciencia que nos va a permitir crear tecnologías para subsanar los problemas, estoy hablando de las semillas híbridas, transgénicas, a lo largo del tiempo, en los plaguicidas, en la maquinaria. Olvidar conceptos claros, que siempre los seres humanos hemos tenido, que tienen que ver con las tecnologías de procesos, basadas en los conocimientos, en la sustentabilidad y la resiliencia. Pero esto no vino solo, tendrá que ver la presión de las grandes empresas, la presión de los estados, tendremos que pensar cuestiones de la geopolítica, es decir, me parece que perdimos el rumbo cuando pensamos exclusivamente en las tecnologías de insumo para resolver los problemas. El hambre del mundo que es una cuestión política, no una cuestión tecnológica, podríamos producir y están produciendo en el mundo alimentos para poder subsanar esta vergüenza que es el hambre, porque es una vergüenza que haya gente con hambre, no solamente en nuestro país, sino en el mundo cuando tenemos los medios tecnológicos, cuando hay tierra, cuando hay agua, como para poder hacerlo, es tema es como rediscutimos el rol de la tecnología, como rediscutimos el acceso al agua y el acceso a la tierra, cómo rediscutimos los mercados, entonces nos damos cuenta, como decíamos antes con el tema de la soberanía alimentaria, decía que es una cuestión de dimensión claramente política, el hambre es una cuestión política, entonces, no lo vamos a resolver con semillas “milagrosas”, ni lo vamos a resolver con más plaguicidas, sino estoy discutiendo el rol del estado, el rol del mercado, organizándonos, y generando tecnologías que verdaderamente nos permitan producir alimentos.

 

Claro, la frase que utiliza esta multinacional, estas empresas expendedoras justamente de los transgénicos y de los agrotóxicos es: "vamos a paliar el hambre del mundo". Pero lo único que paliaron fueron sus bolsillos realmente. Se llenaron los bolsillos, y es lo únicos que les interesa.

 

Exactamente, son empresas que poseen ambición de lucro, el lucro es lo único que les va a interesar. Vos me preguntabas cuándo empezó este proceso, quizá de siempre y ligado muchas veces a fenómenos meteorológicos, las comunidades han padecido hambre, pero nunca como los últimos años, en el cual hay claramente un saqueo a los bienes comunes naturales, sobre todo del agua, la diversidad y los suelos. Y una apropiación también, no solamente saqueo, sino una gran apropiación que tiene que ver con los bienes naturales.

 

Totalmente de acuerdo. Te agradecemos muchísimo tu tiempo Javier, y que tanto nosotros como nuestra audiencia se hayan expandido en consciencia para saber realmente qué es lo que está sucediendo.

 

Creo que está en nuestras manos lograr la consecución de la soberanía alimentaria, luchar contra los plaguicidas, imponer la agroecología, no digo imponer así de prepo, sino mostrar claramente que la agroecología es ya no una alternativa, es un paradigma civilizatorio en cual tenemos que relacionarnos de manera diferente entre nosotros, los seres humanos y con los bienes naturales. Así que les agradezco a ustedes, cuando quieran pueden llamar y seguimos avanzando en algún tema específico de esto que charlamos hoy.


Domingo, de 20 a 21hs., Conciencia Planetaria, un programa de la ONG Conciencia Solidaria.
Por AM Libertad en el 1090 del dial y FM Latina por la 94.5 en simultáneo.
También pueden vernos a través de la web.

Toda las novedades que tienen que ver con los problemas ambientales y los derechos humanos, notas, entrevistas y buena música.

¡No te lo podés perder!
 


Campaña Nacional: “No Transgénicos - No Agrotóxicos” 
Vocera: Adriana Arach
+54 911 3264 9644
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Volver a No Transgénicos - No Agrotóxicos

Volver a Campañas

Punillazo: Caravana y Banderazo

 

 

El Punillazo es la voz del ciudadano de diferentes localidades del interior de Córdoba diciendo que no quiere la autovía de montaña.

Un proyecto de autovía que se desprende del Gobierno de Córdoba y de vialidad provincial. 

Habiendo 6 proyectos de traza para descomprimir la ruta nacional 38, se optó por el más perjudicial. El resto, cajoneado.
Haciendo su recorrido desde poco antes de la localidad de San Roque hasta La Cumbre.

Después de una audiencia pública  en el mes de mayo, donde la amplia mayoría se manifestó en contra del proyecto, aún idas y vueltas se ciernen sobre la decisión definitiva.

De construirse, la autovía destruiría parte del último reducto (3%) de Monte Nativo, que queda en la provincia.
Peor aún, su trazado está delimitado sobre un yacimiento de uranio, "Rodolfo". Sabidas son las terribles consecuencias de la radiación emergente a partir de la remoción de tierra, en términos de salud y desequilibrio ambiental. 

Así, el #20J, una Caravana partió desde el sur y el norte del departamento de Punilla. Vecinos, con sus vehículos, banderas y pancartas, cánticos y mucha fuerza, llegaron a la localidad de San Roque, por donde pasaría buena parte de la autovía, a manifestarse y hacer patriada, eligiendo una fecha, que conmemora a través de la figura de Manuel Belgrano, prócer Argentino, las hazañas por la Libertad de lo que hoy, es nuestra Patria. 
Locro, artistas comprometidos y una caminata hasta la sierra, donde ya han avanzado con la obra y los desmontes.

 


Seguimos trabajando. No pasarán.
La autovía sí, por la montaña no.


Volver a Prensa

Conociéndonos (III): Prof. Matías Ruiz

Espacio destinado a conocer más en profundidad las personas que integran y colaboran en la ONG Conciencia Solidaria. En esta oportunidad, tuvimos el agrado de entrevistar al Prof. Matías Ruiz, Coordinador de la Campaña Nacional "NO al Fracking".

 

 

P: ¿Cómo llegaste a formar parte de la ONG Conciencia Solidaria?

MR: Muy buenas noches, Natalia, mi nombre es Matías Ruiz, soy Profesor en Historia y Diplomado en Social Media y Comunicaciones Digitales. Actualmente soy tesista en la Licenciatura en Ciencias de la Educación de la Universidad Siglo 21.

Llegué a Conciencia Solidaria hace 4 años, el jueves 5 de junio de 2014, en contexto del Ciclo Defender la Vida, que se realizaba mensualmente, en aquel momento, en la zona de Congreso, en la Capital Federal, cuando la gente de Fernando “Pino” Solanas se acercó a proyectar junto a nosotros el documental “La Guerra del Fracking”. Si bien no pude quedarme a la proyección ese día, porque tuve que volver al oeste a cursar, en aquella época estaba cursando el Profesorado en Lengua y Literatura, en Haedo, fue un primer acercamiento a la ONG, y, causalmente, al rol más importante que actualmente desempeño.

Antes de aquel día, leía frecuentemente las publicaciones en el Facebook oficial de la Organización: Conciencia Solidaria ONG. Así fui conociendo, progresivamente, tanto a la organización como a su gente, y me fui convenciendo que, para ser un militante por los Derechos Humanos, había también que ser un militante por los Derechos Ambientales, porque aquello que destruye y amenaza los territorios, también afecta los Derechos Humanos de las Poblaciones. La contaminación no reconoce fronteras.

Dejé mi espacio de militancia de aquel momento, la Federación Juvenil Comunista (FJC), del Partido Comunista (PC), he ingresé de lleno a las filas de Conciencia Solidaria ONG. Comencé como colaborador en el Área de Prensa Nacional.

P: ¿Cuál es tu tarea/rol dentro de la ONG?

Hace unos minutos te comentaba, Natalia, que aquella proyección de “La Guerra del Fracking”, causalmente tendría que ver con mi actual rol más importante dentro de la ONG Conciencia Solidaria, ya que tengo la responsabilidad de ser el Coordinador Nacional de la Campaña “NO al Fracking”, problemática actualmente con una fuerte presencia mediática, al menos en los medios alternativos de comunicación, por la resistencia a la implementación de esta muy nociva técnica de extracción hidrocarburífera, Fracking, o Fractura Hidráulica, por las Asambleas, Organizaciones y Autoconvocados de la Provincia de Mendoza.

Esta técnica consiste en la inyección, a enormes profundidades, de agua a presión de muchísimas atmósferas, en un coctel mortal de cientos de sustancias químicas tóxicas y arena en una granulometría especial, para quebrar la roca y liberar el gas y el petróleo no convencional. Junto a los hidrocarburos no convencionales refluyen a la superficie esta agua hipercontaminada que, en su regresar a la superficie, puede romper las medidas de seguridad y contaminar los territorios y las aguas subterráneas, además de las cantidades astronómicas de agua requeridas en el proceso, en zonas donde es muy poco probable que este bien común sea abundante. ¡Debemos proteger nuestras fuentes de agua potable, porque “El Agua es Vida”, “El Agua y la Vida no se Negocian”!

P: ¿En qué estás trabajando actualmente dentro de la ONG?

MR: Actualmente Coordino la Campaña Nacional “NO al Fracking”, como te decía, y además tengo funciones dentro del Área de Comunicaciones a nivel Nacional, trabajando en el Área Web y Redes Sociales, donde lo estudiado en la Diplomatura en Social Media y Comunicaciones Digitales me ayuda en mis funciones.

También trabajo en Prensa en la Regional Córdoba, como operador radial en los tres programas que actualmente tiene la ONG en el aire, “Las Alas de la Conciencia” y “La Semilla Rebelde”, los lunes, de 17 a 19hs., y “Caperucita Soja y el Oro Feroz”, los viernes, de 18 a 19hs., por la FM 98.1 en Capilla del Monte, u online para todo el mundo, en UnaRadio.org.ar. Colaboro regularmente en los tres programas, especialmente en “Las Alas de la Conciencia”, donde actualmente, además de realizar el Bloque Histórico, “La Corrupción en la Historia o la Historia de la Corrupción”, colaboro en la conducción del programa.

También realizamos, los días jueves en la Sala Multimedia de la Cooperativa Viarava de Capilla del Monte, el Ciclo Defender la Vida de nuestra regional, con Proyecciones, Conferencias, Talleres, Charlas, sobre temas ambientales, educativos, de derechos humanos, y toda problemática que nuestra ONG esté llamada a trabajar.

Actualmente estamos trabajando en pos de impedir que se lleve adelante el Proyecto de Autovía de Montaña desde San Roque a La Cumbre, que afectaría al 3% de Monte Nativo que queda en la provincia, quebrantando la Ley de Bosques, y que pondría en riesgo filtraciones del radiactivo gas radón, del yacimiento uranífero Rodolfo. No estamos en contra del progreso. Sí a la Autovía, pero no por la Montaña.

En Capilla del Monte, estamos atravesando instancias administrativas tanto a nivel municipal como a nivel provincial, para detener la Quema en el Basural a Cielo Abierto en el km 88 de la Ruta Nacional N° 38, y su posterior erradicación.

P: ¿Cómo ves la situación actual del planeta?

MR: Un caos… El Mundo es un caos. Históricamente, la especie humana fue la única que logró adaptarse a todos los ambientes del Planeta. ¿Cómo lo hizo? Modificándolo y adaptando su entorno a sus necesidades. La tecnología, y aquí no hablo de teléfonos ni computadoras, sino de abrigos y herramientas líticas o de madera, posteriormente los metales, la domesticación de plantas y animales, nos permitieron vivir y depredar a los bienes comunes de los territorios, que hasta hace muy poco tiempo conocíamos como recursos naturales, con una mentalidad casi empresarial. A su vez, matándonos y masacrándonos los unos a los otros, la historia humana es la historia de la lucha de clases.

Desde 1950 a la fecha, la depredación de nuestros bienes comunes y la producción de herramientas tecnológicas se aceleró como nunca antes en nuestra historia. Por eso el petróleo convencional está por agotarse, a tan sólo poco más de un siglo de explotación. Millones de años para producirlo en el subsuelo del planeta, casi agotado. Y así está nuestro planeta.

P: ¿Qué te gustaría hacer para mejorar la situación planetaria?

MR: Seguir trabajando al Cuidado del Medio Ambiente, el Equilibrio Ecológico y los Derechos Humanos, que es el trabajo que día a día realiza la ONG Conciencia Solidaria.


 Natalia Persig

Asistente del Área Prensa

+54 911 3265 3592

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Campaña Nacional: “NO al Fracking” 
Coordonador: Prof. Matías Ruiz
+54 911 3331 8638
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 


Volver a Prensa

JZ Producciones - © 2015 CONCIENCIA SOLIDARIA